lunes, 10 de julio de 2006

Trucu-trucu está enfermo

Trucu-trucu sufre de embrague; tose mucho, como un coche de recién casados arrastrando latas. Es muy probable que tengamos que hacerle un trasplante de caja, y hemos de llevarlo a un hospital muy caro (quinientos o setecientos euros por una estancia de un par de días). Mamá Gato está muy preocupada.

Si alguno de los lectores del blog se encuentra en situación de colaborar, puede hacer su donativo llamando al nueve cero dos trece trece qué te parece o enviar su donativo a la cuenta de Sa Nostra veinte cincuenta y uno -aquí euros no quedan ni uno- cerocero cerocero cero cero.

Cagoenlaputamecrecenlosenanos...


Continuará en el próximo capítulo: Un Gato y el Caos

3 comentarios:

Zagloso dijo...

Comprendo tu congoja, Gato. La última vez que el zaglosomovi visitó al doctor hubo que cambiarle dos ruedas, arreglar una pieza de los bajos que se había roto y alinear la dirección. Aquel día se nos rompió el amor.

Mary Chirla dijo...

Me uno a tu dolor (de bolsillo) y aprovecho para decir que el coche de mis sueños es una réplica exacta del Espantamóvil de los Autos Locos, con dragón y todo y tuneado con un kit de maquillaje en el salpicadero como el de Penélope l´Amour y un mini-bar con birra fresquita.

Gato dijo...

Snifhhh!! Zagloso, me comprendes bien...

Mary, yo dije que a mi Trucu-trucu le iba a poner la versión Flamante Glam, a saber: lentejuelas en los retrovisores, purpurina sobre el capó y asientos de terciopelo rosamaricailusión.