martes, 17 de julio de 2007

De la higiene femenina y la reputación (por HACHA DE CHERSHIRE)

Queridos todos: mi amantísima hermana Hacha me ayuda a mantener vivo el blog con aportaciones llenas de generosidad. Ahora se ha desmarcado con una anécdota tan... digamos... no sé, es que me identifico tanto... que podría haberme pasado a mí. Pero ha sido a ella, así que... juas juas, que se joda.

Por primera vez tengo un trabajo de verdad. Remunerado y con seguridad social. Soy...er... esto... teleoperadora en una empresa de neumáticos.Vaaaale,tiene poco glamour pero me pagan a final de mes. Y además a los hombres guapos les digo que vendo coches de lujo, jajaja.

Bueno, pues llevo dos semanas y ya me la he marcado con algo ridículo. Trabajo con siete chicas más en la última planta del edificio, y para ir al baño bajo unas escaleras desde la que cinco hombres me ven cada día. Me da la regla, cojo mi bolso tan flamenca y bajo las escaleras clapclapclap hasta el baño. Cojo mi salvaslip, despego el papelillo, me pongo mi tampax y me voy de nuevo a mi puesto escaleras arriba. Al rato me noto extraña, no llevo salvaslip, cojo mi bolso con las cosas dentro y bajo de nuevo clapclapclap al baño. Efectivamente, no llevo salvaslip, juraría que lo despegué...bueno, da igual, otro. Subo las escaleras y continúo mi trabajo. La hora de comer, bajo. Hora de entrar, subo. Hora de irme a mi casa, bajo. Cojo el autobús, llego a mi casa, pongo el bolso en el sofá y contemplo la hazaña: LA NUEVA SE HA PASEADO POR LA EMPRESA CON UN SALVASLIP PEGADO EN EL BOLSO. Ja-ja. Que alguien me cuente algo más ridículo, porfa.

6 comentarios:

Gato dijo...

Yo me sé de una que quería sacar un kleenex de su bolso, en un trayecto en ascensor con jefes incluídos, y sacó un tanga. También otra quería invitar a café a sus jefes y un puñado de condones salieron despedidos de su bolso, rollo metralla. Y de otra que bañó la centralita de la empresa con café con leche, y luego se llenó a sí misma con el auricular... Pero todas éstas son seres ignominiosos y ya lo habían contado antes en sus blogs...

Perlita de Huelga dijo...

yo fui invitada al mejor hotel de la Isla y durante el brindis, se me cayó el bolso abierto, desplegando un arsenal de maquillaje, tampax, salvaslip y bolígrafos. El diurector del hotel, muy ueducado él, fue a recogérmelo y cuando tocó el tampax, le dio tanta vergüenza que volvió a tirarlo todo al suelo.

Enhorabuena.

HACHA dijo...

VALE.CREO QUE A NADIE LE HA PASADO ALGO MAS RIDICULO.JAJA.

Gato dijo...

Que sí, tontina. Pasa que no son exhibicionistas como nosotras...

Ephedro dijo...

Es que nosotros, los hombres, como estamos libres de la mitad de la parafernalia higiénicocosmética de las mujeres no estamos tan expuestos al ridículo...
^_^

E. Martin dijo...

Uy no, claro que no. Ni por esos traidores condones que llevas encima porque nunca-se-sabe y que saltan del bolsillo a traición, incluso cuando estás hablando con alguien que sabes-que-no (pero quedas fatal igual).

Suerte que eso no me ha pasado a mi y tal... ¬_¬U