viernes, 27 de julio de 2012

El reloj

La quería con locura. Más que a su vida. Y la dejó.

Así que ella se quedó sin sombra, no sabiendo dónde coño colocar tanto cariño que se le quedaba dentro, fermentando y pudriéndose. Besos, caricias y abrazos acostumbrados a verterse hacia afuera que ahora quedaban reprimidos, indeseados, sin destinatario; enquistándose y convirtiéndose en dolor en la piel que nadie toca.

Pero era inevitable. La química tremenda que los había mantenido engachados les hacía repetir. Y cada vez que se veían, acababan durmiendo juntos; pero él tenía la torpeza de asustarse al despertar por la mañana. Se sentía demasiado culpable. Extraño amor era aquel,  que le obligaba a dejarla, follársela después y sentirse culpable.

Entonces fue al festival al que siempre había ido ella. Al que nunca la había acompañado. Ese año, quiso ir. Y allí pasó lo que los imanes estúpidos de sus cuerpos les obligaban a hacer.

Esta vez la Pilar se puso brava:

- Mañana,  cuando despierte, no quiero verte a mi lado. Ni caras de culpa, ni hostias.

Y se despertó en la tienda, sola. Pero al incorporarse, vió unos calcetines que no eran los suyos. Y también sus vaqueros, con la cartera dentro. ¿Qué coño...? Abrió la cremallera de la tienda, y allí estaba el que la adoraba, hecho un ovillo, desnudo, entre el habitáculo de la tienda y la entrada, también cerrada para no mostrar sus vergüenzas al mundo.

- ¿Qué haces aquí?

- Como me dijiste que no querías verme por la mañana...

Le dio un ataque de risa. Él pidió perdón, dijo que se retiraba del escenario y que la dejaría continuar, puesto que no quería ofrecerle otra cosa.

Aquella misma noche, el cuerpo de la Pilar era el objeto de deseo de otros. Y de un otro en especial. Entonces su ex novio y actual amante intermitente se convirtió en su sombra. Harta de su inmadurez, se lo explicó lo mejor que pudo.

- Mira Jon, ésto es como un reloj. Tú no haces más que mirar la aguja de las horas. Pero ésa es cortiiita y se mueve muy poco a poco, y habla de grandes cosas difíciles de saber en el futuro. Luego está la aguja de los minutos, que nos dice si nos gustaría volver, o no, qué esperamos de nuestra vida en las próximas semanas... Pero lo que a mí me preocupa en este momento es la aguja de los segundos. Esa se está moviendo ahora, Jon, tic, tac, tic, tac, y lo que me dice es que voy a follar ahora.  Ése chico es muy majo, así que si tú no vas a darme lo que necesito, apártate del camino, porque me preocupa que esta aguja se mueve rápido y se va. Se va.

Y Jon dejó sus lágrimas en la aguja de las horas para ir a hacer lo que las apetencias mandaban a ritmo de segundero.

Seis meses más tarde se enamoró perdidamente de otra chica. Pilar le echó una noche de su casa; no iba a ser su segundo plato. Y dejó que se la presentara. Y lo llevó por dentro, lo soportó, y hoy cuenta que lo superó.

Sus amigas le dicen que es una tía muy especial, y que pronto encontrará a alguien.

Un gato sabe que ser especial, como Pilar, y que alguien te quiera más que a su puta vida... es una mierda como un piano de cola. Como alguien me llame especial... le voy a mandar a dónde.


7 comentarios:

Bolboreta dijo...

Especial no sé... simpática un rato largo. Aparecerá alguien seguro porque molas que te cagas (eso es más que ser especial, que lo sepas)

Speedygirl dijo...

AUPA!!!!

Biónica dijo...

Siempre que me han dicho que era especial, me ha retumbado un "especial" en la cabeza, de esos que dicen "bueno, se te puede dejar ir a sitios públicos conmigo" xD

A veces, los que te dicen eso son de los que hay que terminar diciendo lo de "no está hecha la miel para la boca del asno". Es la miel especial? Pues eso.

Un abrazo fortísimo, Gatito...

Gato dijo...

Bolboreta, Speedy, gracias bonicas. Y si aparece bien... pero si no, también. Soy un juuuuncoooo, ;)

Biónica, todo cristo es especial. Nos lo dicen en plan bienintencionado, pero burdo consuelo... Abrazo de vuelta, :)

Perlita de Huelga dijo...

"Eres especial", "no eres tú, soy yo...", "lo siento pero me duele más que a ti..."

A tomar por culo!

cirugia plastica dijo...

sencillamente excelente... todos y cada uno de tus post so bellisimos y se nota que las palabras brotan de lo mas profundo de tu ser...... a mi tb me encanta la escritura y la poesia y en mis ratos libres me gusta recorrer blogs en busca de talento y el tuyo me ha maravillado
felicitacionees
saludos

reduccion mamaria dijo...

Increible relato... se nota que has nacido para esto
Me ha encantado la sencilla manera que tienes de narrar las situaciones y sensaciones que van atravesando los personajes de esta
historia.... yo soy un cirujano plastico reparador de profesion pero un poeta y escritor de alma que se apasiona cuando encuentra este talento en la web
felicitaciones todos tus post son una delicia
saludos desde argentina y hasta la proxima visita