domingo, 17 de agosto de 2008

De cetros y cerdos

Pues he estado dándole muchas vueltas, porque no sabía si hacer un cerdo brasileño o uno árabe. Pero por propia experiencia, impregnar al cerdo con un proyecto puede no ser muy acertado...



Así que he decidido que su cerdo no podría ser menos que su cetro, y aquí está:



su cerdo de la cursilidad





Adjunta corona, rizos mariantonieta, pestañas postizas, mariposa y he puesto todo mi empeño, y me he cerciorado personalmente... de que desprenda purpurina.





Señorita Misia, pase a recogerlo por la Gata Perlada.

6 comentarios:

Misia dijo...

¡ME ENCANTAAAAA!

Paso en breve a buscarlo.

Jezabel dijo...

¡Qué coño es ese puto engendroooooo! ¡Mis ojos! ¡Mis ojos! ¡Arrrrrgggh!

Rebilated dijo...

De engendro nada, es el cergorrino más cursi de la historia (supongo).

mjjulieta dijo...

con tu permiso o sin él te diré, querido gato, que al cerdito le falta un rótulo que diga: "encantada de haberme conocido"
lo siento,darling, pero es que he escuchado esta frase hoy y estaba deseando utilizarla, osea.

jajaja el cerdo es ideal.
besitos.

Corresponsal en Palma dijo...

diosssssssss!!! me rindo a tus pies. eres una artista de la customización de cerdos, aunque me da miedo pedirte uno...

Gato dijo...

Enga ya, Corresponsal... ya pensaré cuál es tu cerdo...