viernes, 14 de septiembre de 2007

Emperador de polígono

Ayer tenía la cita para reparar el depósito del agua del limpiaparabrisas de Leoncio. Travi me preguntó cómo coño me lo había cargado:

- ¿Cómo es posible Gato? ¡¡Pero si hay un siniestro total y lo único que queda intacto es el depósito del limpiaparabrisas y la palanca de cambios!! ¡¡¡Sólo sobrevive eso, que es imposible de romper!!!

No pude contestarle, porque Gatomán es mi amigo muy secreto y no puedo decir nada de lo que sé.

Como tenía que patear todo el polígono industrial, me había puesto zapato plano, para afrontar la prueba. Falda larga (el look estoy esperando a que me crezcan todos los pelos para depilarme), camiseta normal de media manga, con escote decente (cuatro dedos por encima de las tetas, cuando no se tienen tetas, no es ni escote), gafas y moñicle ridículo que consiste en un retiramiento del pelo de la cara a base de horquillas. Vamos, que era el híbrido entre monja teresiana y la Señorita Rotenmeyer…

Pues caminando por un polígono industrial, da igual. Porque un camión de cerveza esperaba en un semáforo en rojo mientras yo pasaba y empecé a escuchar besitos al aire. Continué como si no hubiera oído –normalmente si haces caso es peor- y seguí mi camino. Pero entonces, tuve que esperar en el semáforo de peatones de la calle perpendicular. Su semáforo se abrió a la vez que el mío y me el camión me adelantó en paralelo. El tipo que había de copiloto en el camión era un gordo rojizo y brillante, con su camiseta sin mangas blanca llena de lamparones, con el pelo a medio crecer y revuelto, y que tenía un brazo como mis muslos –y conste que yo soy jamona-. Entonces se fue girando hacia mí, levantó su macrobrazo en el aire, dirigiéndolo hacia mí, y, atención: me levantó el pulgar.

Y estoy desahuciada desde ayer, porque a ver, a ver qué significa éso: ¿OK? ¿tienes buen gusto vistiendo, que vas muy decentita? ¿Dónde vas con ésas gafas, que eres como la doctora Ochoa, mucha pinta de buenita intelectual pero seguro que luego eres una perraca del infierno? ¿Aunque seas feíta te perdono la vida, porque yo soy el César de éste polígono, y yo decido quién vive y quién muere?

El macho ibérico evoluciona. Y a mí se me está escapando.

9 comentarios:

Corresponsal en Palma dijo...

hombre, yo trabajé en un polígono (lo más impresionante era cuando t pitaban desde un camion de varias toneladas) y cualquier gesto q salga de un tio suele querer decir "tia, te ponía mirando pa cuenca", y da igual q vayas vestida de monja ursulina o con un saco de patatas...

querida_enemiga dijo...

¿y no te salió del alma levantarle tú a él otro dedo distinto al pulgar?

a mí es que se me va el middle-finger que no lo puedo controlar...

HACHA dijo...

JO,PUES YO TRABAJO EN UN POLIGONO Y SOY FELIZ COLECCIONANDO PIROPOS DE OBREROS Y CAMIONEROS...SERE RARA???A MI ESO ME LEVANTA LA MORAL CADA MAÑANA!!EN FIN...SERE PELIN CHABACANA...

Antígona dijo...

Estoy con corresponsal, te estaba diciendo que qué pedazo de mujer, sólo que como hay hombres muy simples pues no encontraba palabras... Si es que a algunos hasta el lenguaje se les resiste, tú. ¿O será que lo habías dejado tú sin palabra? Hija, vas a tener que ponernos una foto tuya para que juzguemos el resto ;)

¡Un beso!

Pigmalión dijo...

Mesmamente viene a ziñificar argo asín como: ¡Niña, tienes las tetas como dos sartenes, cuando te las miro se me fríen los huevos!(con perdón)

Pero obviamente el individuo debe padecer algún tipo de atrofia laríngea que le impide la correcta comunicación y debido a ello recurre al lenguaje de signos tan socorrido en el gremio del transporte.

el semáforo dijo...

Jaja. A lo mejor quería decir: "si me abajo de la burra te espiazo" o algo así de romántico. Son los herederos de los carreteros, pero más horteras que aquellas criaturas que no habían visto en la tele lo del pulgar, claro.
Y eso de que evoluciona...

Gato dijo...

Corresponsal, "te ponía mirando pa cuenca", jajajajja!!! Hombre, lo de la bocina de los caminones toca las narices, ¡porque te hacen pegar un bote del susto...!

Querida, éso casi siempre se me ocurre tarde. Yo suelo hacerme la sueca y luego -y cómo de luego es exactamente tarde- se me ocurren contestaciones brillantes para callarles la boca...

Hacha, también depende de quién y como. Recuerda aquel de "con menos culo también se caga".

Antígona, no es la primera vez que sale el tema y volveré a contestar lo mismo: no estoy buena, soy vulgar tirando a bonica, el look "asequible" que le llamo yo...

Pigmalión, dudo que mi poder esté en mis tetas (y si me vieras estarías completamente de acuerdo conmigo, juas), pero la idea me vale.


Semáforo, bienvenido. Es posible que involucione. Yo sólo digo que me está cambiando, ¡¡el macho ibérico me está cambiando y no controlo nada!!

E. Martin dijo...

Si, está cambiando. Ahora son unos chulazos de abdomen-tableta, camiseta ajustada y complementos étnicos... que sueltan las mismas neandhertaladas que sus antecesores. Vamos, que les han hecho un trabajo de chapa y pintura pero bajó el capó tienen lo mismo de siempre.

Ese camionero gordo de camiseta sucia que viste no era más que una visión fantasmal de un pasado (estético) relegado al olvido. Claro que te hizo un gesto, ¡los espectros no pueden hablar!

Jezabel dijo...

Como ya he dicho alguna vez, quema a tus problemas.
¡A la hoguera!