miércoles, 13 de diciembre de 2006

La verdadera historia de Ernesto, el xuxo y el cigarro.

Aclaraciones previas:

Ernesto es un comercial, aspecto simpático a la vista pero exento de garra sexual- para un gato-. Modula muy bien la voz, estrecha la mano con corrección, sabe sonreir en el momento justo y dejarte ver que, pese a que podría vender a su madre, en ésta ocasión ha decidido portarse bien contigo. Es bueno, bastante bueno -pero no como Machado-.
Representa a la serpiente del Jardín del bien y del mal.

Xuxo es un bollo que ya describí ayer, suave como un dulce de leche aunque más esponjoso, relleno de crema y habitualmente cubierto de azúcar con la que llenarte la pechera del jersey y las comisuras de la boca, que resulta muy útil para hacerte después un peeling. Excepcionalmente, como el de Ernesto -ya conoceremos la conexión- está recubierto de chocolate.
Simboliza la coquetería.

Cigarro es el marido de la cigarra.

En realidad no, cigarro es un hatillo de basurilla de tabaco que tratan con amoniacos y demás venenos, y que sirve para ponerse en la boca, prenderle lumbre y aprender a hacer aros de humo espeso. Un entretenimiento.
Alude a la laxitud del momento pos¿post? coital.

Lo sé, estáis deseando que continúe.

Pues no. Que todo el mundo me ha dicho que escribo posts muy largos y la peña se duerme encima del teclado.

Hale.

6 comentarios:

Anómalo dijo...

Qué rápido te has convertido en una maestra del continuará.
Si aprendes tan rápido a hacer las míticas tortillas de tu compañera de piso, te adopto.

PD1 Perli, las expectativas que has creado son altas.
PD2 Sí: soy un off-topic más.

Gato dijo...

Caíste, caíste, muajmuajMUAJMUAJMUAJAJAJAJ (esto es una risa malvada y nasal, que igual no queda claro).

Para qué competir con ella cuando se puede saborear su triunfo sin trabajar...

perlitadehuelga dijo...

Que hijasputa eres, Gato. Y lo siento vpor tus hermanas que me leen, pero que mala baba, reina.

Anómalo, me agobiais con las expectativas. ¿Y si sale mal, que?
No puedo con la presión...

Gato dijo...

¿Hijaputa por lo de la tortilla o hay algo que tengas que decirme, Perlíssima?

Anómalo dijo...

Las tortillas son como el sexo: por muy mal que salga, sería peor no tener nada que probar.
Er... con perdón.

Gato dijo...

Animalico invisible...