domingo, 15 de octubre de 2006

Gatoarrebato

Tengo ganas de hacer algo... eeeehh... los detellos de las tijeras me flashean... no puedo resistirlo... eeehh...

Entonces se sucede una laguna mental en la que no recuerdo cuánto tiempo ha pasado ni qué he hecho. Pero al volver a despertar...



- Perlita, que estaba pensando yo, que como se te ha rajado la pastelera, si quieres voy a buscar pasteles al restaurante.
- No te preocupes, tengo helado. Si acaso, vente ya, que voy tarde, y me tengo que duchar. Así me ayudas.
- Vale. Por cierto, que me he cortado el pelo y me he pasado, así que cuando llegue a tu casa no te tapes la boca ahogando un grito. Que me he pasado y lo sé.

- Pero ¿qué te has hecho? ¡Me estás asustando!
- Pues, me lo he cortado casi como Gurú.
- ¡¡Hostias!! Pero ¿qué te has hecho?
- Joder Perlita, que no grites cuando me veas y ya está.

El caso es que Gurú tiene una estupenda cabeza de bombilla para llevar el pelo muy corto, y un cuello de cisne que le queda estupendamente. Mi cuello, según la postura, se asemeja al del increible Hulk; no es exactamente lo mismo. Así que he compuesto unos versos:

Y qué bonito morcillo,
de collejas imán,
quedado me ha.

Ya me lo voy a dejar largo. Esta vez va en serio. Juas juas.

8 comentarios:

Autoestima de Cucaracha dijo...

Yo llevo dos años sin pisar una peluqueria, me corto el pelo yo misma, y ya me he acostumbrado a los gritos y a las desgracias capilares. Gritó la Perli?

Zagloso dijo...

Pues yo llevo cuatro años sin pisar una peluquería. Claro que es fácil lo mío.

¿Será una premonición que gane el Planeta un libro titulado "el año del gato"?

Zagloso dijo...

Lo del Año del Gato es el título con el que presentó la novela al premio, en realidad se titula La Fortuna de matilda Turpin. Malditos lunes...

Gato dijo...

Bienvenida, Autoestima de Cucaracha. No, no gritó, obvió la valoración del resultado y cuando nos íbamos todos después de la sobremesa, me dijo: "Cuídate. Y deja quietas las tijeras, guapa."

Tú eres de los que se rapan, supongo, Zagloso. Menos mal que la rapadora está rota, porque el corte del otro día fué autolesivo, y hubiese sido capaz de pasarme la máquina. Y cariñazo, vaya con el año del Gato...

Perlita de Huelga dijo...

Estooo....
El grito me lo tragué, pero imaginaos la impresión cuando a una persona la has conocido con el pelo corto... y lo tiene casi rapado al 2.

Gato dijo...

Ay, Perli... ¿he tenido yo la culpa de tu insomnio?

Perlita de Huelga dijo...

Gato, querida, que mala noche: desde las 10 de la noche metida en la cama hasta que me dormí, a las 5.

No te preocupes, fue Papá de Huelga, que se puso berraco.

Gato dijo...

Perli, mírame el mail, porfi