viernes, 11 de agosto de 2006

Abreviando que es gerundio


Necesito vuestra ayuda. Todos sabéis de mi vida es como la estructura social contemporánea; presa de un cambio paulatinamente acelerado. De lo cual se deduce que no tengo tiempo, a menudo, ni de depilarme.

No leo en el baño. Ahí necesito concentrarme.

Entre trabajo, limpieza y vida social - siempre estará antes un café con
la Perli que un libro. Si tengo que elegir...- tengo muy poco tiempo para cultivar mi mente. Ésa sí que es un erial. Qué le vamos a hacer.

Y se me ha ocurrido que podéis ayudarme a decidir cuáles son los pocos libros que me quedan por leer en mi vida. Como ya he dicho en
Monotrema´s Site, " no os permitiré que me hagáis recomendaciones como el tocho más culto, cumbre de la novela histórica que me haga lamentar tenerlo entre las manos a la 4ª página. Lo que os haya tocado el alma, eso quiero leer."

Me fío mucho de vosotros. No me toméis el pelo, porque mi venganza será terrible.


[Me lo hubiera currado más, pero estáis todos como locos, deseando decir. Hay que ver, lo que le gusta a la gente dar consejos... jijiji!!]

14 comentarios:

Perlita de Huelga dijo...

Pe-re-cio-sa mia... me ha llegado al alma que me prefieras a mí que a los Karamazov. Yo también. Que te quiero mucho, coño! No puedo elegir todavía porque me voy corriendo a comprar una cosa para una chica del que no puedo dar su nombre.

Yo también trabajo y menudo lio hay con Heathrow, jo!

Zagloso dijo...

Pongo mis 30 libros sin orden de preferencia y ajustados a criterios personales:

- La Forja de un Rebelde, Arturo Barea. Las tres partes son asombrosas. Convalida varios cursos de Historia de España.

- Altazor, Vicente Huidobro. Destrucción y creación del mundo en cinco cantos. Ya no hay bien, ni mal, ni verdad, ni orden, ni belleza.

- A Sangre Fría, Truman Capote. Preciso, equilibrado e implacabe.

- El Napoleón de Notthing Hill, G.K.Chesterton. El mejor tratado de política local jamás conocido y sin duda uno de los más ácidos.

- Si esto es un Hombre, Primo Levi. Leerlo cambia muchas cosas, horror a manos llenas.

- Sobre Héroes y Tumbas, Ernesto Sábato.

- El Primer Hombre, Albert Camus. Curso completo de cómo ser humano.

- Víperas, Turgmenev. Rusos del XIX que hacen cosas de rusos del XIX. Menos conocido que Tolstoi pero más abarcable.

- Esperando a los Bárbaros, J. M. Coetzee. La última metáfora.

- Rayuela, Julio Cortázar. El Zagloso aún busca a la Maga.

- Los Siete Locos, Roberto Artl. Sin él Rayuela no habría sido posible. Relativamente desconocido, pero es el salto de la narrativa hispanoamericana.

- Trilce, César Vallejo. El idioma se estira y se encoge

- Conversación en la Catedral, Mario Vargas Llosa
- Cosecha Roja, Dashiel HAmmet
- Adiós Muñeca, Raimond Chandler
- Gámbito de Caballo, William Foulkner
- Pedro Páramo, Juan Rulfo
- Manhattan Transfer, John Doss Passos
- La Montaña Mágica, Thomas Mann
- El Don de la Ebriedad, Claudio Rodríguez
- Lírica de una Atlántida, Juan Ramón Jiménez
- Rebelión en la Granja, George Orwell
- Me Casé con una Comuista, Phillip Roth
- Cuentos, Ignacio Aldecoa
- La Invención de Morell, Bioy Casares
- El Siglo de las Luces, Alejo Carpentier
- Cuentos Completos, Edgar Allan Poe
- La Verdad sobre el caso Savolta, Eduardo Mendoza
- De Palabra, Juan Gelman
- Antología, Roque Dalton

Gato dijo...

Perlita, cielo, lo primero es lo primero. Los libros no se van; las personas, a veces sí...

Zagloso, te debo 30 muchas gracias... De todos los autores que me has recomendado, sólo he leído algo de cuatro: Sábato, Orwell, Cortázar y Poe.

Perlita de Huelga dijo...

Zagloso, tiene usted un gusto exquisito. Que sepa que coincido en gran medida con su biblioteca selecta.

Mary Chirla dijo...

Ummm… 30 librazos ni más ni menos nos ha encargado Gato que le recomendemos. Yo creo que nos gusta recomendar y aconsejar por puro ego, ya sabes, “que todos conozcan mi fascinante mundo interior. Como mi egolatría es por todos conocida, estoy muy contenta de hacer mi lista, aunque con el nivel intelectual que están alcanzando algunos blogs, mi criterio arrabalero se queda pelín acomplejado. Por cierto, algunos son relatos o libros cortos, para que no se diga de los tochos.

- La Historia Interminable (Michael Ende): Porque es un bálsamo para el corazón y un reactivador de la ilusión. Porque a veces me da la gana de negar la realidad y lo necesito. Yo lo leo y releo de forma enfermiza.

- Eugenia Grandet (Balzac): Porque lloré.

- ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? (Raymond Carver): Porque aún me dura el nudo en la garganta y lo leí en enero, en tren, nevando.

- Camas (Groucho Marx): Por surrealista, inteligente y divertido.

- Últimas Tardes con Teresa (Juan Marsé): Lo tuve que leer por obligación y me enamoré de la historia igual que el Pijoaparte de Teresa.

- El Corazón Delator (E. A Poe): Por el miedo que me dio y me da.

- El Cumpleaños de la Infanta (Oscar Wilde): por la hermosura que desprende su crueldad. Terrorífico.

- El guión de Pulp Fiction (Tarantino/ Avary): Por redondo, salvaje, divertido, marchoso y sangriento.

- Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas (Marvin Harris): Porque te enseña (si aún no lo sabías) que todo, todo lo provoca y mueve el dinero.

- Cien Años de Soledad (García Márquez): Desde que entré en Macondo, no he vuelto a ser la misma. Magia.

- Sin Noticias de Gurb (Eduardo Mendoza): Este tío es un cachondo, ejejeje. Hay que reírse.

- Cómo Contar un Cuento (García Márquez): Es el manual de estilo literario más raro y esclarecedor que he leído (He leído pocos, eh?)

- Tientos de Erótica Celeste (José Val del Omar): Porque Val del Omar es uno de los mejores genios que han pisado esta tierra y está injustamente olvidado. Por su rabiosa modernidad y por no parecerse a nada ni a nadie. Porque es mi obsesión. Y por granaíno¡¡¡

- La Melancólica Muerte del Niño Ostra (Tim Burton): Una delicia macabra.

- El Ladrón de Atardeceres (Rafael Pérez Estrada): Porque sus poesías respiran belleza y la emanan.

- Macbeth (Shakespeare): Porque Shakespeare es un autor muy divertido, por lo emocionante y trepidante de sus obras de teatro. Porque Lady Macbeth es mala, mala y me encanta.

- El Día que Nietzsche Lloró: (Irving D. Yalom): Es original, es divertido y mi beata profesora de filosofía quería prohibírnoslo (“vuestras mentes son débiles e impresionables”, decía. No seño, lo que soy es atea perdía, le respondí yo).

- La Metamorfosis (Ovidio): Porque me gusta la mitología y este es su mejor ejemplo.

- Conversaciones con Billy Wilder (Cameron Crowe): Dios (Wilder) se lo merece.

- El Señor de los Anillos (Tolkien): Es obligatorio.

- El Capitán Alatriste: Desde que le he puesto la cara (y el cuerpo) de Viggo Mortensen, estoy pensando en releerlos. Fuera de coñas, son divertidos, didácticos y sale Quevedo, que es un tío que me cae de puta madre.

- Música para Camaleones (Truman Capote): Por raro y desasosegante

- La Noche de los Feos (Mario Benedetti): Por su infinita tristeza y la belleza de su crueldad.

- Los librillos pulp de la editorial Bruguera: Los siguen teniendo en muchas librerías de viejo y en los típicos compro-cambio libros. Son historietillas de miedo escritas por autores españoles con pseudónimos en inglés (Clark Carrados es mi preferido y Joseph Berna el más pornógrafo) para darle caché. Son guarretes, malos y la edición es penosa, pero son taan frikis y divertidos… Tengo que hacerle fotos a mi colección.

- Artículos de Costumbres (Larra): Porque parece escrito ayer. Por divertido, irónico y porque Larra me cae igual de bien que Quevedo (y sus cantos al ojo del culo, otra lectura obligada)


- Historia del Cine (Román Gubern): Adoro el cine, Gubern es el que más sabe: Adoro a Gubern

- El Retrato de Dorian Grey (Oscar Wilde): Todas y cada una de las frases de este libro merecen ser reflexionadas.

- El Perfume (Patrick Süskind): Fascinación enfermiza, qué mal cuerpo más rico te deja este libro.

- La Continuidad de los Parques (Cortázar): Me gustan los raritos, quiero que me sorprendan con la palabra y quiero libros que den poder a mi imaginación. Cortazar es el rey¡¡

- El Gato Mog (Joan Aiken): En representación de los surrealistas libros de la Serie Azul de Barco de Vapor. Reivindico la literatura infantil como oasis de creatividad. Sigo leyendo y releyendo cuentos y seguiré haciéndolo. Porque te enseña que se puede volar sobre una tarta de manzana.

Pues ese es mi top30. No están todos los que son, pero no hay ni uno que no me haya hecho sentir cosas increíbles, ya sea diversión pura y dura, vértigo, terror o puro orgasmo literario a mi castigado cerebro.

Perlita de Huelga dijo...

Hay que ver, Mary Chirla, abrumadita me has dejado.

Misia dijo...

Jo, cuanto nivel de recomendación. Yo me voy a quedar a un nivel más petardo (y sin llegar a 30 ni de lejos) pero son libros que me han hecho disfrutar un montón:

- "Persuasión" u "Orgullo y prejuicio" de Jane Austen. Ayudaron a formar la drama queen que soy ahora.

- "Las edades de Lulú" de Almudena Grandes, que también de novela erótica vive el ser humano.

- "El extranjero" de Camus. Dura, pero genial.

- "Mi familia y otros animales" de Gerald Durrell, porque es divertidísimo.

- "La ignorancia" de Kundera. Habla del desarraigo como nadie.

- "La tregua", de Mario Benedetti. Me hizo llorar a mares.

- "Rojo y negro" de Stendhal: uf, menudo libro, que personajes...

- "Rebeldes",de S. Hinton: un clásico adolescente (pero que no se queda en eso).

- "Las amistades peligrosas" de Choderlos de laclos. Maquiavélicos, los señores...

- "Lolita" de Nabokov. Otro clasicazo, pero que merece la pena leer.

- "La conjura de los necios" de John Kennedy Toole: otro divertido, ácido y con unos personajes difíciles de olvidar.

Puf, hay muchos otros que se quedan ahí, pero no hay que agobiar, ¿no?

Anómalo dijo...

Coincido en muchos de los ya mencionados. En cualquier caso, sólo te pongo algunos de los que me acuerdo a botepronto, Gatín:
- Buenos presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman. Todavía lloro de risa con algunos pasajes. Pratchett a los altares.
- La ciudad de los prodigios, de Eduardo Mendoza. Mendoza no sólo es Gurb. Con el Mendoza serio se ríe, se llora y se bucea en la historia que cuenta. Ruiz Zafón lo intenta, pero no llega.
- El lápiz del carpintero, de Manuel Rivas. Volvemos a perder la guerra, pero, oigan, con qué clase. Bonito, bonito.
- Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago. A Saramago hay que leerle y este es un buen punto de partida. Tan duro como conocerse a uno mismo.
- El padrino, de Mario Puzo. No es un best-seller cualquiera. Los personajes y la historia están tan vivos que te atrapan.
- Drácula, de Bram Stoker. Para los que les gusta el género de terror y para los que no.
- Como acabar de una vez con la cultura, de Woody Allen. Me lo llevaba al salón para seguir leyéndolo en los descansos de la tele, no les digo más.
- Maus, de Art Spiegelman. El tebeo que nos hizo adultos a los lectores de tebeos. Una visión sobre el Holocausto que para sí quisiera Beningni.
- El hombre que fue jueves, de G.K. Chesterton. Para compensar el del Zagloso, un Chesterton más divertido y desconcertante.
- Noticia Bomba, de Evelyn Waugh. Ríase usted de los reporteros de guerra. Rozando el absurdo, como todo en las guerras.
- 1984, de George Orwell. Debería ser obligatorio en las escuelas, pero el Gran Hermano no lo permite.
- El club Pickwick, de Charles Dickens. Este hombre no sólo hacía melodramas. Humor victoriano, no les digo más.
- La voz dormida, de Dulce Chacón. Es cerrar el libro y salir corriendo a buscar a las abuelas para darles un abrazo.
- Cuentos de Oscar Wilde. Inexcusables: El fantasma de Canterville y El crimen de Lord Arthur Saville.
- El halcón maltés, de Dashiell Hammett. Vibrante. Si lo lees en el metro, te pasas de estación.
- Harpo habla, de Arthur Marx. Entrañable hasta límites insospechados. Como si formaras parte de la familia Marx.
- From hell, de Allan Moore y Eddie Campbell. Inquietante y denso, con la atracción que siempre despierta el mito de Jack es Destripador. Otro tebeo sin que venga Superman a arreglar la situación.
- Fahrenheit 451, de Ray Bradbury. Este sí que da miedo: cómo estamos convirtiendo nuestra sociedad en una utopía perversa. No pasa de moda, el puñetero.

lorzagirl dijo...

A veeeeeer...

-La dama de las camelias, de Alejandro Dumas (hijo).

-Capitán de mar y guerra (una novela de la armada inglesa), y los 19 tomos que le siguen, de Patrick O'Brian.

-Una mujer en la tormenta, de Judith Merkle Riley.

-El regreso de Martin Guerre, de Natalie Z. Davis.

Perlita de Huelga dijo...

Querida Gato, aquí va la lista de mis 30 libros (o más):

-'Jonathan Strange y el señor Norell', de Susana Clarke. Dos magos intervienen en la política y la historia de Gran Bretaña.
Lo mejor de 2006.

-'El señor de las moscas', de William Golding. Me río yo de 'Perdidos'.

-'Drácula', de Bram Stoker.

-'Dientes blancos', Zadie Smith.

-'La metamorfosis', de Kafka.

-'Lo que el viento se llevó', Margaret Mitchell. Gato, culebrón... a la americana.

-'Retrato de una dama', de Henry James. Bueno, y 'Otra vuelta de tuerca' y 'Las bostonianas'.

-'Afinidad', de Sarah Waters.

-'El coleccionista', de John Fowles.

-'Las correcciones', de Jonathan Franzen.

-'1984'. George Orwell.

-'Viaje al centro de la tierra', de Julio Verne.

-'La historia interminable'. Michael Ende.

-'Cumbres borrascosas', Emily Brönte.

-'Orlando', de Virginia Woolf.

-'Dune', Frank Herbert.

-Todo Harry Potter.

-'La princesa prometida', William Golding.

-'Apocalipsis', de Stephen King. Pero también 'Mysery' y 'La zona muerta' y sus cuentos y otros muchos.

-'Diario de una escritora' de Virgina Woolf.

-'Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer', David Foster Wallace. Brutal y altamente recomendable.

-'El señor de los Anillos', claro.

-'Yo, Robot', Isaac Asimov.

-'Cuentos completos' de Cortazar.

-'La piel fria', Albert Sánchez Piñol. ¡Viva la ciencia ficción española!

-'La trilogía de Nueva York', Auster. Y también 'El país de las últimas cosas'.

-'Joel y Ethan Coen, el cine siamés'. Fernando Felipe.

-'Máscaras de matar', León Arsenal.

-‘Enciclopedia culinaria, La cocina completa’, de la marquesa de Parabere. Cocina tradicional y festiva de principios del siglo XX.

-Le Cordon Blue, la cocina completa. Cocina francesa de la prestigiosa escuela de cocina. O como cocinar y sorprender a tus invitados.

Perlita de Huelga dijo...

Y se me olvidaba. Cualquier libro de Jane Austen, aunque adoro 'Orgullo y prejuicio'.

Gato dijo...

Sois unos soletes todos. De verdad, muchas gracias. Alguno ya cayó en mis manos (es lo que tiene la casualidad, que a veces acierta), pero la inmensa mayoría son nuevos para mí, así que...

MUCHAS GRACIAS A TODOS.

Aún espero alguna recomendación más, no os creáis...

Perlita de Huelga dijo...

Gato, yo estoy esperando a que te me leas 'Guía del autoestopista galáctico'. Juas juas, creo que se lo voy a recomendar a unos ibicencos muy majos y un pelín folloneros, a ver que tal...

neblina dijo...

Madre mía, me habeis recordado un montón de libros que me quiero releer!! en fin solo uno de mis preferidos no ha aparecido "El túnel" Sábato.

Esta misma tarde empiezo a requetevolveraleer "La historia Interminable" a ver si supero el sindrome postvacacional!!
Me ha encantado el blog Gato!