jueves, 27 de julio de 2006

Todos los inspectores tontos se llaman Andreu


-¿Sí?
- Hola Gato, soy Tomeu, de Menorca
- Hola, Tomeu, ¿qué tal?
- Pues bien, aquí vamos. Mira, te llamaba porque hemos tenido una inspección de Aguas y de Piscinas.
-Ahá…
- Y bueno, el inspector se ha puesto un poco así, y al final no me ha quedado muy claro qué es lo que quiere.
- ¿Por?
- Pues… a ver, ha puesto en el acta de inspección que no hemos hecho hipercloración ni desinfección de las instalaciones antes de abrir.
- Pero sí las hicísteis.
- Ya, pero ha puesto que no. Y luego dice, que no me queda muy claro, que el diploma de prevención de legionella es de empresa no autorizada y que no es válido. Y que en la ducha del Spa hay 0,0 de cloro libre, pero eso no es verdad. Y se ha llevado una muestra para hacer análisis de legionella. Y que el fotómetro no mide bién porque él dice que está mojado.
- Pero si los fotómetros están calibrados en marzo. Todos.
- Sí, pero él dice que ya no mide bien.
- ¿Y cómo ha medido 0,0 de cloro libre?
- Con el test colorimétrico. Yo he visto el agua rosa y le he dicho que si no hubiera cloro, el reactivo no colora nada, pero ha puesto 0,0.
-¿Cuántos años tenía este chico?
-No sé, unos 28 o así.
- Vale, un repelente recién salido del horno que se cree que lo sabe todo y no tiene ni puta idea.
- Jajajaj; sí , eso mismo.
- ¿Me puedes pasar el acta de inspección y te lo miro?
- Vale, ahora te lo paso por fax.

Es como si tú trabajas con un láser que mide tropecientos metros, con sus centímetros y milímetros con un margen de error del 0.001 % y llega un gilipollas y se pone a contar con pasos y te dice que te estás equivocando, que tu láser no mide bien. Bueno, en mayo estábamos limpios, no creo que vayamos a tener un problema de legionella en pleno funcionamiento. Además ha venido justo después que nuestro laboratorio a hacer la segunda prueba. Pero qué tonto el tío. Se llama Andreu.

El otro inspector, el de cocinas, también se llama Andreu. Me preguntó si era mi primera inspección y le dije que sí. Por eso fue a saco. Cosas del sistema que el año anterior había dado por válidas, en esa inspección dijo que estaban mal. La cocina de Menorca es una de las mejores con diferencia (y sé lo que es seguridad e higiene. Trabajan muy bien). Pues el imbécil se dedicó a picar al jefe de cocina para decirle que no lo estaba haciendo bién y salió diciendo “este sistema es una mierda, yo lo mandaría todo a la mierda”. Como inspector no está muy bien que emplee esos términos. Además, si algo está muy mal, pueden:

A) Indicarte las correcciones a hacer y citarte para una nueva inspección 15 días después.
B) Cerrarte la cocina.

Pero como no había nada que lo justificase, empezó a despotricar de la propia Consellería por no ser más dura, remarcando que nuestro trabajo era una mierda, y se largó echando pestes sin pedir ninguna modificación.

Inspectores, un poquito de sentido común, bajen el nivel de bilis que les tiene que doler la barriga…No son mejores por ser más duros y arbitrarios, sino por fomentar los buenos usos y costumbres sanitarios con sus intervenciones...

6 comentarios:

Perlita de Huelga dijo...

Jo, Gato, es que son profesiones muy desagradecidas. Es como ser examinador de autoescuela, barrendero en agosto o camarero en el Balneario 6. Muy chungo.

lorzagirl dijo...

¿Puedo añadir cajera de supermercado a la lista de profesiones duras?

Perlita de Huelga dijo...

Ser cajera es chungo, Lorza. Yo sumo a la lista dependienta de Zara un sábado o en rebajas.

Gato dijo...

Sí, es verdad, Perli, son profesiones desagradecidas, pero hay muchos estilos de hacer... Si vas a joder al personal, aprende primero la lección al dedillo, al menos. Y los examinadores de autoescuela no son funcionarios y cobran más, no como éstos.

Lorz, nunca he comprendido cómo se puede soportar a una vieja con monedas de un centimo y dos para pagar una barra de pan y un paquete de azúcar. Yo, le arranco el monedero y lo cuento yo...

Mary Chirla dijo...

Añade monitora de granja-escuela y colgadora de ropa en macrotiendas de deportes.

Gato dijo...

No es un puesto habitual, pero un amigo de mi hermana Hacha se ganó el pseudónimo del Capitan Ajo. Tuvo que trabajar un verano vigilando para que no robasen... un camión lleno de ajos. Cansado no, pero frustrante...