lunes, 31 de julio de 2006

Despertares

La música del radiodespertador me ha rescatado a este mundo. Aún no abría los ojos de pereza, pero conspiraba: jueves y viernes no trabajas, Gato, así que hoy te me le dejas terminados los registros de incidencias y medidas correctoras del hotel Tal que mañana las tienes que llevar y hacer con Pepe el cocinero, tienes que llevar la documentación restante a la empresa de Socorrismo para que tramiten el expediente y llamar al Director General para pedirle como está el patio en las cocinas y si ha empezado la ayudante de cocina del hotel Río que les mandé el sábado y tengo que organizar... ¡¡¡¡ AUGH!!!!

La barriga ha empezado a hacer de las suyas. Dos tirantes a los lados del ombligo y desde la altura del estómago me han hecho adoptar la clasica postura de gato-ovillo y me he retorcido de dolor. No es la primera vez. Son contracturas musculares de nervios, ya me lo dijeron hace un tiempo en el médico (me preocupaba estar desarrollando una úlcera o algo así, y resultó que sólo eran nervios: me mandaron Diazepan). Jodida emocional psicosomática de mierda, tienes que trabajar y dejar solucionadas un montón de cosas antes del miércoles, que el miércoles es el día para los puñeteros imprevistos, que saldrán. Café, pastilla y ducha. Puta calle.

Pero, la ley de Murphy dice que si tienes prisa, en la autopista habrá atasco. Tres obreros que parcían estar auscultando el suelo han tenido el tránsito paralizado durante 3 cuartos de hora. Y Radio 3 no estaba muy brillante esta mañana.

Ya en la oficina el despacho de superjefe júnior está cerrado, y yo necesito hablar con él. Tengo mil cosas pendientes. Va a ser un lunes muuuuuyyy largo.

PD1: Son las 17:26 y sigo sin hacer los registros, aunque ya he ido a Sanidad, y a la empresa de Socorristas y a la gestoría y a ver a la Perli para que me diera tortilla de patatas. Me he vuelto a quedar sin batería y me ha rescatado de la paralización al sol un guapo socorrista. Majetes - el chaval y su jefe- sudando por mí, angelicos...

6 comentarios:

Mary Chirla dijo...

Hola querida of mine, he regresado de las vacaciones y tengo un nubarrón sobre la cabeza. Sí, los lunes siempre son demasiado largos. Tengo síndrome post-tumbona, pero ya mismo es la feria de Málaga¡¡¡.

Gato dijo...

Pero tú vas de fiesta en fiesta, cachocabrona... Te envidio mucho, mucho, con bilis... Superarás el lunes, tranquila.

Mago dijo...

Gato, le informo de una reciente actualización de conocimientosquenosirvenparanada. Le informo igualmente de que ésta no tiene nada que ver con que nos haya linkado como conocimientos que no actualizan para nada, algo que, personalmente le agradezco y de lo que me siento honrado.

Aprovecho para solidarizarme con su lunes. El mío es similar: anoche con toda la calorina tuve que cerrar la ventana para protegerme de los jadeos apasionados de una vecina. Entre el insomnio por el calor o por el calentón opté por la canícula. Mierda de lunes.

Gato dijo...

Jajajaj!

Mago, el link era una coña bienintencionada que alude a mi sincera añoranza de sus letras. Prometo cambiar su nombre en mi plantilla si tiene propósito de retomar sus quehaceres con dilegencia.

Un compañero de piso que tuve -gran amigo en la actualidad- usaba un invento tan simple como efectivo: tapones para los oídos. Así no tendrá que cerrar la ventana. Y ahora, voy a clase ipsofacto.

Zagloso dijo...

El Mago y yo conocimos a Currito. Recuérdenos que le contemos la secuencia:

- !Currito no!!!!!!!!!!!!!!!!
- ¡Currito Sí!!!!!!!!!!!!!!!!
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Después jugaban al parchís. Eso no había tapón que lo aguantara.

Gato dijo...

Pues nada, Zagloso, lo que es de justicia es de justicia. Si Currito merece un post, pues se le hace y punto...