miércoles, 10 de mayo de 2006

Mi primera comunión

Queridos amigos, quiero haceros partícipes en este maravilloso día 10 de mayo, fecha primaveral de alegrías y apreturas de hormonas y de calor, para celebrar con vosotros un hecho fundamental de mi vida que ha marcado un antes, y un después: MI PRIMERA HOSTIA.

Esta bendita mañana, después de 12 minutos de atasco para recoger a mi estudiante americana en mitad del carril VAP de la peor calle de Palma a las 09:00 am, le he pitado cual vulgar camionero y le he gritado "¡¡sube que nos comen!!".

- Oc-he, oc-he - me dice mi pupila barbie - yo nunca vischo chancho chrafic-ho quí! ¡Coches muchos!
- Nena, cierra la puerta que me pitan, leñe.

Hemos cruzado la ciudad con el tráfico demoníaco y hemos salido hacia el sur de la isla. Teníamos que hacer entrevistas a trabajadores para hacer detección de necesidades formativas. La americanita no se me entera, porque lo del idioma lo lleva regular; así que le hago de tutora y de madre; que lo mismo le explico la selección de personal por competencias, que le escribo el puto presente de indicativo del verbo salir... En otro momento hubiera sido perfecto, pero con la que tengo liada, estoy haciendo un sobreesfuerzo para no dejar de sonreir y caer en la tentación de ponerla a hacer fotocopias.

Camino de Calviá todo más o menos bien, pero cuando llegamos al lugar en el que las calles se complican a base de cuestas imposibles y laberínticas, para llegar a uno de los hoteles, el asfalto está levantado por obras y acabo en una calle cortada no señalizada -cagüentosusmuelas- que me hace volver a salir marcha atrás 40 metros, con mi magnifica habilidad para ver con el cogote, entre coches aparcados y unas vallas amarillas. Esto me hace volver a una rotonda (de tres seguidas en menos de 200 metros... Calviá es asín). Cuando estoy en ella, una mujer que va a salir se ha quedado atravesada en mitad de la rotonda porque le cede el paso a unos peatones ... Renée tartamudeaba "oh, ooh, oh" pero sus grititos no han aguzado mi freno. ¡¡¡SIIIÍ, MI PRIMERA HOSTIA!!! Casi no he hecho ruido, sólo he rozado la pintura del parachoques, pero he estrenado la fantástica sensación de sacar el parte europeo de accidentes, que tiene una portada maravillosa "No nos enfademos, seamos corteses".

Al final hemos quedado en que nos llamamos, y según lo que le cueste pintarlo (un puto decímetro cuadrado en un coche, a ver qué púa me meten -con perdón de Zagloso-) lo pasaremos por seguro o lo pagaré a toca teja. ¡¡¡Maldita sea mi estampa!!!

7 comentarios:

Perlita de Huelga dijo...

Enhorabuena, Reina Mora. Mi primera hostia fue al mes de sdacarme el carnet. Un pajarraco (debía ser un gavilán o algo más gordo) decidió cagar en mi cristal delantero para dejarme, de paso, con nula visibilidad. Mientras osnreía viendo la mierda avícola (cuando en la cuente en la redacción no me creen)mi coche decide estammparse con el de delante. Mi capó se arrugó como si fuera papel de playta. Iba a 20 por hora. Imagina si voy a toahostia por la autopista.
Sigo con el puto reportaje. Mi amiga Merche va a dejar de ser mi amiga como me siga retrasando.

Gato dijo...

Nena, al menos tú tenías una excusa para la distracción. Además ahí refutaste la teoría de la mierda con la buena suerte... consuelo de tontos.

Misia dijo...

Mi primera leche con el coche fue en la avenida de Palma. Me despisté y ¡pum!le di un golpe al coche de delante. No fue muy fuerte y yo guardé la calma.... hasta que comenzaron a salir tios escayolados del interior del coche: uno con la pierna enyesada ingle-tobillo y con brazo en cabestrillo y otro con collarín. Ahí mi calma se fue al carajo. Luego me explicaron que habían tenido un accidente de moto una semana antes. Eso es mala suerte...

Mary Chirla dijo...

Yo tras seis intentonas conseguí mi carnet y como no tengo coche os contaré mi primera hostia con el de la autoescuela. Una tía que venía detrás hablando por el móvil le dió un besito al Focus de la autoescuela y no pasó naíta, pero aprendí a arreglar lo que eufemísticamente se llama "un parte amistoso".

Gato dijo...

Jajajaj!
Mary Chirla, eso es una crueldad: tú no cuentas cómo diste, sino como te dieron...

Misia, se me olvidó preguntarte cuando lo mencionaste: ¿Eres de o has vivido en Mallorca? ¿Es posible que sepas de las maravillas de las Quelys con paté de Felanitx?

Misia dijo...

Ñam, queliiiiiitas. Jiijiji, sí, sé de sus maravillas pero las prefiero partidas a la mitad con sobrasada (de la buena). O con una pastilla de chocolate. Años y años de cole merendando eso.
No soy mallorquina pero he vivido en Palma más de la mitad de mi vida. Mis padres siguen allí, así que voy unas cuatro veces al año. Jo, ahora s´illa debe estar preciosa, snif, snif.

Gato dijo...

Lo está, lo está, esperándote. Es una buena tierra...