jueves, 4 de mayo de 2006

La erótica de las sustancias peligrosas

Un gato se ha levantado esta mañana un poco perro. Es que el día es gris. Llovía bastante, y antes de arrancar he practicado con los limpiaparabrisas (ya sé que da risa pero no tengo demasiado claro como funcionan, y así se rayan las lunas...). Por el camino decidía: "¿A la oficina de Palma o a Felanitx para llevar contratos y hablar con Ahmed?" y conducía por la autopista sin saber qué salida iba a tomar de pura indecisión perezosa.

Al final he parado a mitad del camino del hotel para comprobar si la persona a la que tenía que ver estaba trabajando allí... Pero Ahmed había ido hoy a Alcudia. Media vuelta y a la oficina. Contesto e-mails, correo ordinario, recados y - atención- a las 11:30 abro mi agenda. Jueves 4 de mayo, 9:30: JORNADA DE PREVENCIÓN DE LEGIONELLA.

¡¡Mierda, mierda, mierda! ! ¡Mierda, me interesaba! Bueno, será mejor será llegar tarde que no llegar...

- UEO! ¡Me voy a la confederación empresarial, prevención de legionelosis!
- Niña, ¿tú cuántos cursos estás haciendo a la vez?
- Todos los que me caben en el cuerpo, adiósadios...

Cuando llego están en el cofeebreak. Eso significa descanso para tomar café, pero la patronal es así de pija y se toma el café en inglés. El servicio del café lo hace Paco (el que nos lleva a J y a mí a hacer trabajos extras de camareros los fines de semana), le doy dos besos y nos ponemos a hablar, mientras un montón de encorbatados me miran raro...

Cuando entro en la sala de conferencias, compruebo que de legionelosis han terminado de hablar. Ahora tratan otro tema - interesante para la empresa, así que me quedo-: accidentes con sustancias peligrosas.

Pero el día de lluvia y mi mente calenturienta no me permiten calmar la imaginación, y mientras el ponente, (un chico tipo Tintin al que le clarea el pelo como a Nicolas Cage, con una corbata salmón de rayas que me hace entornar los ojos), habla de sustancias peligrosas, yo invento analogías del comportamiento químico y las relaciones humanas. El juego es cambiar la palabra sustancia por persona, estado de ánimo, situación, etc, Que me perdonen los químicos que soy de letras:

- Sustancias inflamables o muy inflamables (las que tienen un punto de inflamación o de ebullición a muy baja temperatura, a las que hay que mantener lejos de llamas abiertas, chispas y fuentes de calor; son sensibles a los cambios de presión. Caso precioso: los metales alcalinos como sodio o litio. Se inflaman por reacción exotérmica extrema al contacto con el agua: si se envuelve en un papel sodio metálico en polvo y se tira en agua... ¡el papel arde! Imagináos una pasión así de autodestructiva: una persona inflamable se junta con una persona agua (similitud con frialdad o desinterés) y tiene una violenta reacción que lo combustiona. Jopeta.

- Sustancias corrosivas tienen la capacidad de destruir el tejido cutáneo en todo su espesor. Las medidas preventivas pasan por evitar contacto con ojos, piel e indumentaria y no inhalar vapores. Caso de sentir el más mínimo malestar(un dolor de cabeza vale) hay que acudir al médico. Mejor ni miramos, tocamos u olemos a ese tío que sabes que te va a destrozar como ácido sulfúrico...

- Sustancias tóxicas por inhalación, ingestión o absorción cutánea, según concentración toda sustancia es tóxica y puede producir daños para la salud de magnitud considerable o incluso la muerte. También hay que ver al médico cuanto antes. En este caso, como depende del nivel de toxicidad del individuo, algo podemos hacer. Pero con su riesgo, que da más morbo.

- Comburentes -termino absolutamente nuevo para mí- son mezcla de gases que permiten y/o favorecen la combustión. Por ejemplo, el aire, que con el oxígeno favorece un incendio y dificulta su extinción. Por eso a veces tras una ruptura sentimental necesitamos un vacío total; para que todo termine de apagarse... Relacionado con la combustión dificil han hablado también de ciertos compuestos líquido-sólidos, como el fúel, que empiezan a arder con dificultad pero así mismo son muy difíciles de apagar. Como las relaciones amorosas que empiezan poco a poco.

- Sustancias nocivas, por inhalación, ingestión o absorción cutánea pueden provocar daños para la salud agudos o crónicos y peligros para la reproducción. Véase post de
la Perri.

- Sustancias irritantes; son ligerísimamente corrosivas... irritan lo que tocan. Gente que no te causa grandes problemas, pero te deja el ánimo como una ortiga la mano.

- Sustancias peligrosas para el medio ambiente, las que caso de ser liberadas en medio acuático y terrestre pueden produdir daños al ecosistema por cambios en el equilibrio natural. Por ejemplo, un imbecil con afán de protagonismo puede conseguir alterar todo el ecosistema de relación natural y fluida en una cena de amigos.

- Y una de mis favoritas, las sustancias explosivas. Super sexual: pueden explotar liberando grandes cantidades de energía bajo forma de gases, calor, presión o radiación. La teoría de las llamas establece dos modalidades de explosión: subsónica (menos veloz que el sonido) que se llama deflagración y supersónica (rápida que te cagas) que se denomina detonación. El comportamiento preventivo ha de estar orientado a evitar choques, fricciones, percusiones, formación de chispas, fuego y acción de calor. Pero si el comportamiento preventivo no ha sido suficiente... yo, estoy perdida...

¿Es la madre naturaleza la que domina nuestros comportamientos?

4 comentarios:

Zagloso dijo...

Extraña orgía de moléculas convulsionándose... Ummm, temo que ni por ahí le veo la sexualidad a las detonaciones. Lo de las deflagraciones es otra cosa, sí, porno total.

Mary Chirla dijo...

Estoy totalmente deshecha en llanto. Yo pensaba que era un súpercomplejo ser humano (lleno de glamour) y resulta que todo lo que hacemos está predeterminado por glándulas, hormonas e impulsos eléctricos, o al menos eso dicen unos científicos que están intentando objetivar la felicidad. Eso nos pasa por vanidosos. Por cierto, me ha encantado tu químico post de hoy. Los folatos (ácido fólico) se les da a las preñadas para prevenir malformaciones en el feto, esto es aplicable al ser humano, no sé si Akira necesitará un chute de esos....

Perlita de Huelga dijo...

mecagonlaleche, Moix! Este puto post es literatura. O sea, una se desahoga con una vulgaridad aplastante y suelta su mierda en el post y tu creas un nuevo género de blogeo-vómito-científico. Plas, plas!!!! (y no es mi chirri el que hace palmas, que conste).

Gato dijo...

Pero mujer, Perla del Orinoco, no tenfades conmigo... Yo estoy esperando que nos regales con tus anecdotas de verborrea nerviosa y de televisión; pero no te prestas, oye, no te prestas.

La Akira come como una bestia ñokis de gato pijos, latas, leche y complejo vitamínico en crema, que se lame en la pata. Y rounds de caricias que te cagas, porque está muy sensiblona.

Jo, Zagloso, algo de razón tienes: la detonación es menos excitante y más eyaculación precoz...