lunes, 16 de febrero de 2009

Viernes 13

En capítulos anteriores…

- ¡¡¡¡ENTONCES, TÚ HAS HECHO MAL TU TRABAJO!!!! ¡¡¡¡YO HE HECHO BIEN MI TRABAJO!!!! ¡¡¡LA SITUACIÓN ES MUY DIFÍCIL Y TÚ LA HAS EMPEORADO, Y NO TIENES NINGÚN DERECHO A VENIR AQUÍ Y MONTARLE UN POLLO A TEMPLANCE!!!! ¡¡¡Y AHORA YA PUEDES IR PIDIENDO PERDÓN A TODO EL QUE LE HAYAS IDO CONTANDO ESTA HISTORIA PORQUE ES MENTIRA!!!!

- Ah, y ahora que no está Churrascomán, tendrás que hacer la previsión de costes tú.
...

- ¿Qué tiene tanta risa?
- ¿Risa? Nada. Digo que haré lo que pueda.
- ¡¡¡QUE DÓNDE ESTÁ EL CHISTE, QUE NO ENTIENDO POR QUÉ TE RÍES!!!
- Villano, yo sonrío siempre. Es que… sonreír me relaja. Pero no te preocupes, que voy a intentar hacer la previsión lo mejor que pueda y ya está.

Y llegó la previsión de costes. La puta semana de la previsión de costes. Estaba tan estresada que un día me puse zapato plano y todo. Porque las previsiones de costes son como subir una montaña SIN botella de agua después de comerte tres kilos de pestiños. Es recibir cuarenta llamadas telefónicas de dos jefes de contabilidad que a su vez están cruzando desiertos SIN botella de agua y con una caja de polvorones como alimento.

Un gato se ha pasado la semana descubriendo que su nuevo trabajo es ser contable, y el trabajo de contable para una eich ar manaye consiste en ir levantando piedras. Sin guantes. Y debajo de cada piedra hay un puto alacrán. Cada vez que levantas una, ahí está, con el agijón, para picarte.

Además, la herramienta de la previsión de costes es terrible: escel. Que es como ir a la fórmula uno con el coche de los picapiedra calzada con zapatos con plantillas de erizo de mar.

Y pasó el lunes. El martes Marmes me dio una hora y media de clase acelerada para seguir currando. Y seguí. El miércoles trabajé hasta las 21. El jueves cortaron la luz toda la mañana. Y mis previsiones (yo tengo dos en vez de una, como los petisuís) paradas, pendientes de un servidor muerto. El jueves tarde curré hasta tarde(valga la redundancia) y… el viernes vino la apoteosis.

Porque el viernes era la fecha límite y ahí estaba un gato con tres pestiños en la boca, contestando al teléfono y arreglando doscientos mil euros de error que a saber dónde coño estaban y por qué.

Viernes13, 14:00 horas, fin de jornada laboral y hora de comer: trabajo en previsiones.

Viernes 13, 15:00 horas, overtime. Los jefes de contabilidad se han ido. "Ahí te quedas con el marrón, Garrapatina está en central pendiente de ti."

Viernes 13, 15:30 horas: un Gato está francamente harta, en el puto escel se insertan filas y se joden las fórmulas y links de contabilidad, dónde debían estar las pagas extras están los pluses no consolidables, y donde los pluses... los costes de manutención. Por cierto, esto es una previsión:

Una mierda de escel con veinte hojas de las cuales os muestro un tercio.

Yo tengo dos. ¿He dicho ya que tengo dos? ¡¡A mí me daban dos!!


Viernes, 15:55. Un gato ve borroso. Abre un mail nuevo. Destinatario: Garrapatina@alienigenhotels.com. Querida Garrapatina: Gran parte de la incidencia está solucionada, parece que hay algunas hojas desconfiguradas, no sé cómo, pero la diferencia ha bajado mucho. El lunes a primera hora estoy aquí con esto. Que tengas un buen fin de semana, Gato.

Antes de enviar apaga el teléfono. Cierra el ordenador antes de que el fijo pueda sonar y se va.

Hace una compra rápida y va a casa a descargarla. Se queda con luces de emergencia mientras descarga y hace dos viajes en su cuesta peatonal, a su quinto sin ascensor, con la leche, el zumo, la cerveza, y todas esas cosas que a uno le gusta subir por la escaleras. Al bajar la segunda vez, un policía está terminando de ponerle una multa.

- Oiga, ya me lo llevo. Es que vivo aquí, y tenía que bajar la compra…
- Pero… yo llevo un buen rato aquí!
- ¡Porque he tenido que dar dos viajes! ¡Vivo aquí! ¡En un quinto sin ascensor!
- ¡Pero esto es muy grave! ¡Mira lo que tienen que hacer los coches!

Un gato mira. Hay un carril ancho y tres cuartas partes de otro, en el que cabe un hummer. Eso sí, me arrancaría el retrovisor.

- Pero… ¡Jo, si es que vivo aquí!! ¡¡Tengo el permiso de residents, y el de vianants, pero es horario comercial!! ¿¿Qué más puedo hacer??

- Yo aquí no veo la identificación

Una tarjeta tapa la otra parcialmente. No la ve porque no quiere. Un gato abre el coche, extiende las tarjetas y las muestra.

El poli me levanta las cejas.

- (Perdonando la vida) ¿Se lo lleva?
- (Lloriqueando) ¡¡Pues claro que me lo llevo!!

Entonces coge con dos dedos el papel del limpiaparabrisas y mira con reprobación a un gato. Un gato se mete en Leoncio clamando “¡¡VAYA MIERRDA DE DÍA!!” (bueno, en realidad sonó algo así como “vaña mieddda de día”, por los lloriqueos), cerró la puerta de un hostiazo y tuvo un ataque de ansiedad. Lloraba con convulsiones, tanto que el poli tocó a la ventanilla. Un gato bajó la luna.

- ¡¡¡ASÍ NO VAYA A CONDUCIR!!!
- ¡¡Buaahahah-aah-aah-aah!!
- Venga, cálmese. Espere el tiempo que haga falta.
- ¡¡¡Buaah-aaah-ahh!!! ¡¡HIP- HIIIIPP- HIIIPPP!!
- Tranquilícese, por favor. No conduzca así que será peor…
- ¡¡¡HIIP-Buaah-aah- HIP- HIIIPP!!!
- Aish…!! No se ponga así… ¡¡Que le he quitado la denuncia!!
- ¡¡YAAAA-AH-AH!!
- ¡Pues entonces…!
- ¡¡BUAHH-AH-AH!!
- Aishh…! ¿Mala época?
- ¡DDSSSIIIIIIÍ!!! ¡HIIP- HIIIP- BUAAHHH!
- ¡No se ponga así! – se sentía tan culpable que miraba a la carretera buscando algo que decirle al gato, chasqueando la lengua y suspirando ayes- Si en el fondo… uno lo piensa y tampoco las cosas son tan graves al final.
- ¡¡BUAAH-AH-AH!! ¡¡HIP-HIP-HIIIP!!
- Si… ffffhhhsss… mire, esta mañana veía las noticias y salía: en Estados Unidos, que un hombre había atropellado con el coche a otro. Y llamaba preocupado porque no encontraba al hombre que había atropellado.
- Hip-hip-hipp… bbbbuuuuah…
- Y resultó que el coche de detrás lo había enganchado y lo arrastró veinticinco kilómetros!!! ¡¡Seguro que lo suyo no es tan grave!!
- BU-BU-BUUUUAAAAAHHHH-HIP-HIP-HIP-HIIIIPPP!!!


Menos mal que esa noche venía Rebilated a verme. Porque si es por la historia del policía... todavía estoy llorando.

8 comentarios:

Misia dijo...

Ánimo, preciosa. Poc a poc todo se arreglará.

Pitu Silver dijo...

Ànim reina!
Ya verás que todo se arregla! :)

Perlita de Huelga dijo...

Gato...

¡miau!

Hacha dijo...

Y porqué el policía pretende joderte el día hasta que se da cuenta de que ya no hay por dónde joderte más???Hacía falta verte echando espumarajos por la boca???? Mierda de tiempo...

Eva Luna dijo...

Ay siento ese mal día y mala semana y mala vida que en general nos dan las empresas, pero la historia del policia joder....tiene tela jajaja! 25km?? jooooer!

Rebilated dijo...

Ostí, yo creía que el policía había confundido metros con kilómetros hasta que he leido la noticia... vaya tela.

Menos mal que esa noche venía Rebilated a verme.

Yo y mi presciencia, que me permite estar allí donde más se me necesita cuando más se me necesita ;)

mjjulieta dijo...

según los comentaristas y diseñadores de moda de cibeles 2009, este año hay que "adaptarse" y recuperar el fondo armario que sirve para todo.
recuperemos nuestra fuerza, colegui, que serán 3 puntos de chicho terremoto, al menos, ó 2 gallifantes sardasianos.

siempre será mejor que el manido consuelo que propone que siempre hay alguien a quien le va peor.

un beso. sigo por aquí.

Gato dijo...

Misia, Pitu, gracias guapitas. Pero aún nos queda mucho mambo, aunque espero poder contarlo con sentido del humor...

Perli, requetemiau. Quedan 29 días!!

Hacha, al final el pobre se quedó hecho polvo... y yo creo que lleva toda la semana que le tiembla el boli y no puede poner multas...

Eva, 27 km en realidad!!! Lástima de hombre...

Rebi... éso es algo que haces muy bien. Lo de cambiarme el mando de la ducha al frío como gracia no me gusta tanto, pero lo de venir cuando estoy triste... sí.

Mjjulieta, de éso va mi siguiente post... de que siempre hay alguien que lo va a tener más difícil... ;)