jueves, 2 de octubre de 2008

Con un canto en los dientes

Un gato acaba de pensar que se va a dar con un canto en los dientes. Porque sí. Porque últimamente le están pasando cosas muy buenas y debe ser que se han dado la vuelta los polos del imán, y donde estaba el negativo ahora está el positivo... o yo qué sé.

El caso es que parece que algo está cambiando en la vida del gato, y de una manera bastante tonta. La alegría ha entrado como toro en la plaza, y el gato se abanica en el albero, con su capote de lentejuelas, toda garbosa... que igual le pueden dar una cornada que consigue las dos orejas.

Como si éste fuera el tiempo de ocuparse de mi sonrisa, esta tarde me he encontrado un regalo: E-Martin me ha limpiado los piños de gratis. ¿No véis que mi sonrisa, ahí en la noche de la izquierda, brilla más? ¡Pues me la han dado de regalosss!

Jo qué potra estoy teniendo. No voy a echar los euromillones porque me parece una osadía...


Y aprovecho para dar las gracias a todos los culpables de que mis sonrisas brillen más...

7 comentarios:

Nela dijo...

...y que siga brillando. Jo, qué bien.

Bsos.

Cattz dijo...

Aprovecha y disfruta muuuuuuuuucho. Y que la racha dure 100 años más y sea contagiosa, ya que estamos :D

Van Hessa dijo...

¡¡Que te dure... infinito!!

Porque tú lo vales.

Rebilated dijo...

Joer, que alegría asin, de repente.

¡¡Pues a ver si hay suerte y consigues las dos orejas!!.

Eva Luna dijo...

Y el rabo.
Las orejas, y el rabo, decía.

Suerte y se feliz baby :)

Gato dijo...

Gracias, gracias, gracias!! :D

E. Martin dijo...

Encantado de servirla, mademoiselle.