sábado, 13 de septiembre de 2008

Con los labios pintados

Mi pedre tiene una prima que se ganó la vida durante muchos años vendiendo productos de Avon (sí, Avon la de dingdong, Avon llaaama). La tita Rafi siempre tuvo un sentido del humor espectacular y una fortaleza a prueba de bombas.

Durante un tiempo quiso que un gato vendiera sus productos, y la surtió del catálogo y la bolsa de muestras correspondiente. Era un fracaso anunciado: el gato era un trasto y más considerándolo para vender productos de cosmética, pero lo de la tita Rafi era un reclutamiento sistemático que incluía captar al más debil. Dos hermanas mayores eludieron el compromiso y un gato tuvo que aceptar ante la mirada suplicante de mamá de Chershire.

Un gato hizo un par de ventas acribillando a vecinas compasivas y demás familiares, pero este público se acaba pronto. El caracter emprendedor del gato no le permitía dar la brasa más allá, así que... cuando los neceseres próximos estaban llenos a reventar, y el gato se gastaba en regalar productos mucha más pasta de la que nunca pudiera sacar vendiendo... decidió claudicar ante la tita Rafi.

Así que en la siguiente reunión de Avon, mientras la tita Rafi aparcaba el coche, un gato le dijo que no le iba del todo bien... y que ese mes solo había vendido una colonia y un maquillaje y no llegaba al pedido mínimo... y que quizá ella no era la persona más adecuada para vender...

- Espera, no sigas- la frenó la tita Rafi.

Un gato se quedó callado sintiéndose terriblemente mal. Pero la tita Rafi puso el freno de mano, quitó la llave de contacto, cogió su bolso del regazo de la copiloto y sacando una barra de labios, se pintó la boca de rojo brillante. Cuando hubo perfeccionado el aspecto del carmín, buscó los ojos del gato en el retrovisor y le dijo:

- Ahora puedes seguir. Hay algunas noticias para las que debemos tener los labios pintados.

Aquella afirmación no ha perdido vigor, y aún hoy es una gran arma de venta masiva de barras de labios. Era la reina, sobre todo teniendo en cuenta que vendiendo carmines e hidratantes la tita Rafi había sacado adelante - ella solita, con un par de años más de los que ahora tiene un gato-, a sus tres niños.

El gato dejó la venta piramidal, que era una caca de la vaca, pero hay algo que últimamente hace de modo compulsivo cada vez que necesita sentirse fuerte: se pinta los labios. La tita Rafi hizo algo heroico (de esos actos heroicos que hacen las personas corrientes, que raramente son apreciados y cuando lo hacen, es muy fácil que caigan en el olvido) valiéndose de su sentido del humor y del escudo mágico que formaban sus labios pintados.


Así que un gato ha adoptado el escudo mágico también. Lo que pasa es que debe estar volviéndose una blandengue porque últimamente le entran ganas de pintarse los labios por la mañana temprano, antes siquiera de que tenga tiempo de lavarse los dientes. Pero no es nada serio; probablemente la culpa la tenga septiembre.

14 comentarios:

Céfiro dijo...

Cuidado, que esto es como las drogas... empiezas pintandonte los labios y acabas convertida en una obra de Tapies con zapatos de tacón.

Salud.

Antígona dijo...

Dios mío, Gato, eres toda una todoterreno. No pienses en tu fracaso vendiendo los productos de Avon, sino en los ovarios que le echaste para hacerlo, que hay que tenerlos, vaya que sí. Me quito el sombrero ante tu tita Rafi.

En cuanto al escudo cosmético, ay, qué bien te entiendo. A mí lo del carmín no me va nada, pero no veas cómo me sorprendo a mí misma cuando de repente, de buena mañana, agarro el lápiz de ojos, casi sin darme cuenta. Se llaman pinturas de guerra, niña. Lo mismito que hacían los indios antes de entrar en combate.

Qué terrible es septiembre, coño! Yo ya estoy deseando que llegue el próximo puente y apenas he empezado.

¡Un beso!

Rebilated dijo...

No se yo si eso funciona, me he imaginado con los labios pintados y no me he sentido más fuerte ;P

A nena dijo...

Y un espejo!!

Carmín reflejado en sus miradas.


SPNB

Misia dijo...

Dí que sí, nena.

Misia dijo...

Vamos, que me refiero a que te entiendo, que yo hago igual... que estoy un poco críptica últimamente, o eso me parece.

Oalgoasí.

Haîmat dijo...

Lo mismo me pasa a mi, pero con los ojos. Desde hace mas o menos dos semanas, la raya y la sombra bien a mano XD

Gato dijo...

Céfiro, por éso los labios y no los ojos... Que si me pinto los ojos no parezco un tapiés, sino un pendón desorejao.

Antígona, como los indios, esta mañana me he pintado la cara y he lanzado mi grito de guerra cantando "Crackity Jones" de los Pixies en el coche. Eso sí, he esperado a estar en la autopista, que antes de salir del pueblo me sabía mal por los vecinos...

Rebi, pregúntale a Bowie a ver cómo lo hace él... éso sí, avisa que nos riamos un poco.

A nena, bienvenida. Pero estoy espesa, que vuelvo de vacaciones y no te pillo...

Misia, amor, ánimo... ¿cómo estás de lo tuyo? :D

Haîmat, bien venida tú también. Hale, lacadas como una puerta, que no se sepa de qué madera estamos hechas.

Aunque me temo que a mí se me nota todo. ¡¡Que hoy estoy más triste...!! Qué asco de planeta.

Rebilated dijo...

Anda, y si estoy sessy a rabiar ¿que?

(de todas formas creo que prefiero no probar)

Gato dijo...

Tú avisa, :D

Perlita de Huelga dijo...

Para estar triste, tienes una boca muy sugerente.

Gato dijo...

Perlita... eres una perrilla... pero gracias por el apoyo ;*

Gato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Perlita de Huelga dijo...

estoy segura de que el comentario que has eliminado era un pelín grosero.

que te lo dije, que estabas muy sugerente (y eso te lo dice una chica hetero, no quieras pensar lo que piensen los machos alfa que frecuentan tu bloj)
juas juas!