miércoles, 16 de mayo de 2007

Antropología de Mallorca

Hay cosas que se tienen que aprender si se quiere vivir en Mallorca. Lo importante tiene que ver con la filosofía del lugar, y éso es algo a tener muy en cuenta, si se quiere uno integrar.

Muy propio de la filosofía de los mallorquines es la calma. Tranquilízate. Con prisas no vas a ninguna parte. Si encuentas mallorquines profundos comprobarás que es muy difícil que corran para hacer nada.

Si tienes algo duro o complicado de hacer, te dirán "Poc a poc, tira tira". Pues eso. Coño, que tú vayas haciendo que ya saldrá la cosa.

Cuando algo no funciona y está la cosa realmente jodida: pues sentido del humor. Así ha sido como he aprendido un gran dicho mallorquín, de boca del Travi, que está harto de que se joda el sistema. Apreciad la belleza y la poesía de ésta sentencia:

"Eran cuatre que lo aguantaven, i encara pixava tort"

('Eran cuatro que lo sostenían y todavía meaba torcido'. Se recomienda, si se está entre mallorquines, no terminar la frase. Se ha de decir "...i eran cuatre que lo aguantaven..." y dejar que el resto lo completen mentalmente.)

Y es que no hay nada mejor que la sabiduría de un pueblo.

2 comentarios:

martinezconacento dijo...

Eso debe ser propio de las islas. Yo viví en Tenerife, y las prisas ¿para qué?

Gato dijo...

Sí, Martínez, igual tiene que ver con el carácter isleño. Aunque me han dicho que lo de Canarias es aun peor. Amos, que puedes flipar...