martes, 18 de julio de 2006

El Enemigo

Esta mañana he abierto el outlook y me he puesto a contestar un e-mail. Un cuadro de diálogo me ha dicho que en 4 minutos me cerraba la sesión por una actualización automática. La opción de más tarde estaba desactivada. Cago en todo... ya está el niño haciendo de las suyas. He terminado el e-mail estresada, dándole a enviar de una manera que por poco el cursor no me hace un boche en la pantalla, consiguiendo que se cerrase después de terminar.


Al reiniciar me he ido al administrador de tareas, a ver qué había. Una de ellas me parecía rara, pero al marcarla, se ha ido. Sí, se ha ido. Otra era el control remoto que el nene tiene. En el que sabe que ahora mismo estoy en blogger. El Enemigo a veces toma el control de tu ordenador, mueve el cursor por la pantalla, te cierra lo que le da la gana aunque estés trabajando... No te deja tocar según qué de opciones del propio windows, olvídate de instalar un puto acrobat o desactivar un bloqueo de pop-ups ("No está autorizado a ejecutar esta opción", "Acceso denegado"," Contraseña de administrador", "ónde vas, pardilla, tu aquí no tocas porque no me sale de los güevos...": y te jodes y le das a aceptar que es la única opción).


El caso es que me está bien empleado. Se me ocurrió decirle al enemigo que debería cuidar sus formas de hablar a la gente. Que me llegaba, de distintas fuentes, que hablaba mal a compañeros, de recepción, su ayudante, etc, y que las personas son personas hay que hablarle como toca, con educación y esas cosas. Se puso hecho un basilisco a gritarme que él nunca perdía la educación y que, cuando está agobiado de trabajo, sí, pero no es su culpa.


- ¿¿Como te has atrevido a decirle ESO al Enemigo??


- ¿¿¿Cómo que cómo??? ¿Quién es, para hablar mal a la gente?


- Uff, Enemigo tiene muy mal genio. Como la coja con alguien...


- Joder con Enemigo, ¿nadie le ha dado nunca un mentís a éste tío?


Luego no me arreglaba el portátil para llevarlo por los hoteles. Si estoy en Puerto de Alcudia y tengo que imprimir algo, tengo que bajar a Palma porque al Enemigo le sale de las narices.


Después de mes y medio esperando, traté de hablar con él para pedírselo de nuevo. Empezó a decir que es imposible, que eso no puede ser, que el sistema no lo va a soportar, que pitos y flautas. A todo ésto, yo sé que el año pasado estaba hecho y funcionaba. Pero él ha borrado toda la información y me ha denegado el acceso. Además me dice que soy gilipollas y que necesito un curso de windows. A lo que le contesto que el problema es que cualquier chorrada está capada por él y que sólo el, Enemigo y dios, puede entrar a solucionar escribiendo de contraseña el nombre por el que llama a su pene. Y que no se preocupe que ya me buscaré un curso para aprender.


Al final, dos días después pienso: ES SU PUTO TRABAJO. Así que le envié un e-mail (con copia de cortesía a altos dignatarios de Gatohotels), que transcribo:


"Hola Enemigo:

Como sabes, necesito poder usar el portátil que Perico de los Palotes llevaba a los establecimientos. Ya me has comentado lo complejo que es el tema, pero supongo que encontrarás una solución, (y ya te he dicho que no me importa que no exista un óptimo, trabajo sobre la hipótesis del mal menor). No quiero saturar el sistema, ni estropear nada, pero estoy segura de que seré más operativa y ayudaré más a los directores no teniendo que bajar a Palma sólo para conseguir algo que está en el ordenador de la oficina. Y yo estoy al servicio de los directores.

Me gustaría que me presentases por escrito la propuesta y si, para poder usarlo, estimas necesario que haga un curso de informática, indícame los contenidos. Si me he hecho técnico en prevención de legionelosis y de mantenimiento de piscinas, puedo aprender lo que sea necesario, para no importunarte con peticiones "absurdas".

Gracias de antemano por tu colaboración,

Gato"


Así por lo menos saben cuanto voy a esperar (aparte del mes y medio que llevo esperando). Y de paso dejo patente que esto es a lo que se venía pareciendo: LA GUERRA.


Me va a joder viva este capullo...

7 comentarios:

Perlita de Huelga dijo...

A muerte, Gato. A este desgraciao le vamos a hacer la vida iimposible hasta que te deje poner el messenger en el ordenata.

Mary Chirla dijo...

Eres mi heroína, Gato. Si quieres le hago vudú, necesito una foto de Enemigo y ya está

Zagloso dijo...

Astucia, Gato, astucia y paciencia. Enemigo se descuidará alguna vez. Espera y entonces golpea duro. Afila las uñas y aguarda.

Perlita de Huelga dijo...

Creo que lo del vudú fuciona mejor con pelos públicos del susodicho. Yo me pondría la falda que llevabas ayer (de cuero, con tres hebillas, cortísima) y me insinuaba. Se baja los pantalones enn un tris.
(Es que no veais como me iba vestida la niña ayer. Con taconazo de aguja incluido. Hasta yo salí al balcón y empecé a decirle guarradas!!!)

Perlita de Huelga dijo...

Perdón. Los pelos son PÚBICOS, no públicos.

Misia dijo...

Jajaja, pues lo de "pelos públicos" tiene su punto.
Gato, te espera una batalla dura y larga. ¡Sin piedad con Enemigo!

Gato dijo...

Perlita, si tengo que prescindir del Messenger prescindo, pero prescindir por prescindir... ¡¡NO HIJA, NO!!

Mary, cualquier ayuda es buena; yo creo que podemos azuzarle a Foca con sus peores intenciones. Enséñale a qué sabe la sangre, nena, y luego te lo traes en una jaula como la de King Kong.

Zagloso, yo no soy gato de estrategia (me va más lo de cagarla cara a cara), pero esta vez voy a sacar la perra que hay en mí. Perli, lo de la perra también va por la minifalda, y esa será para superjefes y directores generales, para que comprendan mi sufrimiento.

Misia, de acuerdo contigo: los pelos públicos son un puntazo. Y no tendré compasión de ningún tipo: aprenderé programación y hackerismo si es necesario, pero ese cabrón molderá el polvo a escasos centímetros de mis zapatitos sado.